Bienvenido (a): Invitado!     Registrarse /  Inicia sesión
Venezuela - 30 de Agosto del 2015  
INICIO  
Correo electrónico:
Contraseña:
 
  
Regístrese Aquí
Recuperar Contraseña

Noticias más recientes:
 


Invasores siguen ganando terreno en faldas de El Ávila

Viviendas improvisadas han modificado paisaje del Warairarepano (NICOLA ROCCO)
Venezuela  /  La proliferación de asentamientos ilegales en el Parque Nacional Warairarepano ha causado el incremento de hechos delictivos dentro de este espacio verde, tala y quema indiscriminada de arboles y caza furtiva, según denunció Cristina Vaamonde, directora del grupo Una Montaña de Gente.

"Las invasiones han aumentado en la vertiente sur del parque, la que apunta hacia el valle de Caracas, en los sectores este y oeste", acotó.

Vaamonde agregó que precisar cifras sobre este fenómeno es difícil, pues no se está recabando la data necesaria. Pero según datos, de septiembre de 2014, al menos el 10% del Parque Nacional estaría tomado de manera irregular. "Actualmente tenemos reportes de ciudadanos, cada vez mas frecuentes, quienes aseguran que están invadiendo cada vez más arriba".

En la zona oeste de la capital los asentamientos ilegales se extienden desde los sectores aledaños al Camino de los Españoles y hacia Cotiza.Y en la zona este van desde el Terminal de Oriente hacia Guarenas y Guatire, y en algunos casos se extienden hasta Birongo.

La ambientalista destacó la importancia de respetar las cotas máximas que existen el Área Metropolitana para edificar inmuebles. "En el caso de Caracas, la cota mil es el nivel máximo en donde se puede construir edificios. Lo que esté por encima de esto es una construcción ilegal".También sostuvo que construir por encima de estos límites pone en riesgo a los habitantes de dichos sectores. "Estas cotas se han fijado así porque la pendiente de la montaña es mucho mas pronunciada a partir de allí y esto podría representar un riesgo para sus habitantes en caso de deslaves y derrumbes".

La ecologista agregó que estas construcciones además de comprometer la variable sísmica de la montaña; causan afectaciones en la calidad del agua, aire y patrimonio ambiental.

Por su parte, Marlene Sifontes, miembro del Sindicato de Trabajadores de Inparques, señaló que "el crecimiento de la franja de invasiones en el Warairarepano es responsabilidad del Estado y que éste ha dejado en abandono las políticas dirigidas a la protección del medio ambiente".

Al mismo tiempo, denunció que la constante rotación del personal de guardaparques deja desprotegidas zonas del pulmón vegetal y, por allí, los invasores trasladan los materiales de construcción.

Tanto Vaamonde como Sifontes, denunciaron el ecocidio que estaría teniendo lugar en el sector San Isidro de Galipán, donde se están construyendo viviendas sin respetar las normativas internas del parque.

Durante febrero de 2015 el Gobierno de Distrito Capital realizó el desalojo de 350 familias que, ilegalmente habitaban en el Warairarepano, y en aquel entonces fueron llevados a refugios. Pero luego de los desalojos realizados en el sector Canaima, no se ha registrado nueva reubicación de invasores.

Las especialistas exhortaron a las autoridades estatales retomar las políticas públicas destinadas a resguardar el patrimonio natural.

La Panamericana es la atracción para los inversores inmobiliarios

Fuente: http://www.diariobae.com
Argentina  /  La descompresión de la zona céntrica hacia áreas periféricas ha sido el fenómeno más importante en el desarrollo del mercado de oficinas de Buenos Aires.

Durante los últimos años, la Panamericana, desde la intersección con la Avenida General Paz hasta Thames, en la localidad de San Isidro, no sólo ha mostrado un gran crecimiento sino que ha conseguido consolidarse como una de las zonas más demandadas por las principales empresas y continúa en pleno desarrollo.

Este proceso se inició a fines de los ’90 y se ha mantenido a lo largo de más de dos décadas, aunque afectado por coyunturas complejas como la crisis financiera local del 2001. A lo largo de este tiempo, muchos emprendimientos de edificios de oficinas se interrumpieron y otros devinieron en proyectos residenciales. A partir del 2009, el desarrollo de oficinas se reactivó y se lanzaron al mercado nuevos proyectos que multiplicaron los edificios de categoría e impulsaron el desarrollo de la zona.

La mayoría de esos proyectos hoy ya están finalizados y, en la actualidad, los inmuebles Clase A suman 183.398 metros cuadrados, indica el grupo inmobiliario Cushman.

Sin embargo, todavía hay gran cantidad de inversores que ven con buenos ojos la periferia de la arteria e, incluso, se animan a mirar más a allá de San Isidro.

Organización

Lo cierto es que la zona Norte se ha logrado organizar en tres áreas que, incluso, le facilitan el trabajo a los desarrolladores que buscan incursionar en el lugar.

Por un lado está el ‘Distrito Creativo’, que se extiende desde Dardo Rocha hasta Márquez. Tiene un gran atractivo por su entorno verde y una variada oferta gastronómica. Está conformado por oficinas destinadas a estudios de diseño, arquitectura, consultoría, marketing, productoras de televisión y agencias publicitarias.

En otra área se encuentra el ‘Distrito del Conocimiento’: es el área conformada en las cercanías del Shopping Unicenter. Allí se encuentran los principales edificios Clase A y los más grandes. Las oficinas se destinan a consumo masivo, servicios financieros y producción industrial. Muchos de estos funcionan bajo el concepto de “Complejo de Oficinas” (o Business Park). Es decir, no son oficinas aisladas sino un grupo de edificios con servicios, en algunos casos, hasta de cinco inmuebles en un mismo complejo. La superficie rentable de estos lugares ronda desde los 10.000 m2 hasta los 50.000m2, con las plantas más grandes del mercado, superando en algunos casos los 4.000 m2.

Por último está el ‘Distrito de la Innovación’, que se configura en el nodo entre la General Paz y la Panamericana, y articula como frontera entre Ciudad y el Gran Buenos Aires. El sector integra edificios inteligentes con un alto grado de tecnología y valor agregado en el management. Los principales edificios del lado de la Ciudad son Intecons, el Shopping DOT, la casa matriz de Philips y Panamerican Plaza. En breve, se sumarán las oficinas de Coca Cola, empresa que ya está construyendo su nuevo edificio corporativo en esa zona. Por el lado de la General Paz, se está construyendo el proyecto Nodus.

Sobre el potencial de la zona, Herman Faigenbaum, Director de Cushman & Wakefield Argentina, explica que “hay que realizar acciones que no requieran de grandes obras de infraestructura, ni cambios importantes en la legislación vigente, sino que trabaje más a nivel de las personas, las empresas, las comunidades y a partir de ahí se pueda generar valor en estos lugares específicos. La idea fue identificar zonas bajo el concepto de distrito, por el carácter, extensión, tipo de edificación y actividad para darles orden, identidad funcional y formal”.

El Oeste también concentra el interés de desarrolladores

“El enorme desarrollo que tuvo el corredor oeste en materia de centros de logística, parques industriales, barrios cerrados y centros comerciales genera una gran demanda de lugares distinguidos para posicionar oficinas” analiza Bruno Martino, Director de COMASA.

Justamente en esa zona del conurbano se están lanzando varios complejos basados en la demanda que se viene y en la descentralización de los distintos polos corporativos que se están consolidando fuera de la ciudad.

Uno de los ejemplos de esta tendencia es Vilanova Office, ubicado en el kilómetro 16,5 del acceso oeste. Se trata de un complejo de dos edificios triple A con certificación LEED, el máximo nivel de calificación en el segmento de oficinas del mercado inmobiliario.

Con una inversión superior a los 120 millones de pesos y con plantas flexibles de hasta 1.200 m2 el desarrollo contempla la incorporación de un paseo comercial en la planta con el objetivo de brindarle a las empresas un polo de servicios único en el corredor Oeste.

Uno de los factores clave que impactó positivamente en el segmento corporativo, fue la amplitud del CEDIN a emprendimientos en pozo. El fortalecimiento de estas herramientas financieras, atraen al inversor corporativo. “Gran parte de las empresas desarrolladoras que aceptan CEDINES, lo toman a un valor similar al dólar marginal brindándole al inversor una tasa de descuento significativa en el valor final de las oficinas, las cuales están en pesos y ubicadas en zonas con un alto índice de revalorización frente a una latente levantada de este sector” describe German Tavella de la firma homónima.

Un segmento con potencial de crecimiento

Con valores de alquiler que oscilan entre los u$s17 y los u$s25 el metro cuadrado, el segmento corporativo del real estate argentino volvió a estar en la mira de desarrolladores e inversores ante una eminente reactivación que se viene observando desde comienzo de año y que se profundizará en el próximo trimestre del año.

La causa está en el retraso del valor de m2 que tiene el segmento en comparación a mercados como México, Colombia, Chile y San Pablo, los cuales además de ser los más caros de la región, son los que más crecen y mayor demandan experimentan.

Ante esta coyuntura se están lanzando nuevos proyectos no sólo en el área más cercana a la Panamericana sino también en el corredor de la avenida Libertador, en Olivos y Vicente López. Por caso, allí se está llevando adelante el emprendimiento Open Office Libertador 1000, un edificio de oficinas AAA de 14 pisos con vistas al río y excelente acceso.

El complejo está compuesto por unidades que van de los 400 m2 a los 900 m2, cocheras cubiertas, terraza con salas de reuniones, batería de cuatro ascensores de última generación, hall de acceso con sistema BMS, vestuarios y duchas. El valor de venta de m2 va desde los $40.000.

Marcelo Buyo, Gerente General de Grupo Portland, explica que “los emprendimientos de la zona costera de Olivos responden a la premisa de unir la vida urbana con la libertad que ofrece el río. Las compañías comenzaron a radicarse en el corredor Libertador por su entorno más amigable, con ágiles accesos, seguridad y un sostenido crecimiento de propuestas gastronómicas, bancarias y administrativas.”
 
 

El río que llevó a un alcalde a la presidencia

Río Cheonggyecheon. Flickr/ Longzijun.
- Región Asia  /  La relación de las ciudades con sus ríos ha sido, históricamente, complicada. El progreso y la modernidad han resultado pretextos perfectos para entubarlos. Por eso es tan llamativo el caso del río Cheonggyecheon que atraviesa Seúl, en Corea del Sur. Finalizado en 2005, el proyecto de recuperación de este cuerpo de agua, cubierto de concreto para ser utilizado como vialidad, no sólo contó con el respaldo de la mayoría de los capitalinos, sino que encumbró a un político. Una demostración de que los ríos vuelven, a pesar de la costumbre.

La costumbre enceguece. Ver cada día el mismo paisaje lo convierte en algo inamovible, como si cierta noción de permanencia lo mantuviera estático, como si la rutina diaria tuviera visos de eternidad. A pesar de esto, sabemos que todo cambia, que momento a momento ese paisaje inamovible se modifica y, sin percatarnos, se transforma en algo completamente distinto. Así un día, una ciudad, digamos Seúl, crece alrededor de un río, un río pequeño, digamos el Cheonggyecheon, que divide la ciudad en norte y sur, y que eventualmente desemboca en un río más grande, el Han. La ciudad y el río tienen una relación larga, se construyen diques, puentes y casas en la ribera. Existe, hasta cierto punto, un equilibrio natural; sin embargo, poco a poco éste se rompe. La ciudad crece, utiliza el agua del río y le devuelve sus desechos. El río se transforma en un vertedero, la ciudad crece un poco más y necesita medidas higiénicas, así que se toma la decisión de entubar el río. La expansión de la ciudad continúa, un transporte veloz y eficiente es necesario, por lo tanto se construye una vialidad sobre el río y luego, cuando ésta se satura, se construye otra más encima de la anterior. La historia puede continuar así al infinito. El río es parte del pasado, una simple leyenda; mientras tanto la mirada, con esa extraña noción de costumbre, supone que las vialidades siempre han existido sobre el río ausente. Esta historia no es original, más bien es una constante que ha sucedido en distintos lugares, en distintas épocas. Un río más ha desaparecido. Ya estamos acostumbrados.

Que la costumbre paralice no quiere decir que estos cambios hayan sido imperceptibles; de hecho, muchas veces han sido radicales y abruptos. Entubar un río o construir vialidades elevadas son actos que no pasan desapercibidos, actos nada sutiles. El río Cheonggyecheon ha sido modificado en múltiples ocasiones. Se construyeron diques en el siglo XV, fue rellenado y dragado varias veces en el siglo XVIII y fue transformado parcialmente en drenaje subterráneo durante la ocupación japonesa de Corea previa a la Segunda Guerra Mundial. Para 1955, cuando muchas familias rurales emigraron a la ciudad después de la guerra de Corea y ocuparon las riberas del río, éste fue cubierto con concreto para ser utilizado como vialidad, y en 1971 se terminó la construcción de una vialidad elevada de 5.6 kilómetros de largo. Ninguna de estas obras fue planeada con malas intenciones, al contrario, todas éstas reflejaban el espíritu de su época, todas las intervenciones se hicieron con ansias de progreso y de modernidad, eran coherentes con sus valores. Hoy en día no es distinto, seguimos jugando al zeitgeist y no podemos escapar de él. Entendemos las condiciones actuales y actuamos guiados por ellas y por supuesto pensamos que no estamos equivocados, y que las soluciones propuestas son las más pertinentes.

En ocasiones es más positivo derrumbar que construir. La última transformación radical ocurrida en el río Cheonggyecheon, una destrucción sistematizada, es ejemplo de ello. En 2001, Lee Myung-bak, alcalde recién electo de Seúl, decidió hacer un cambio contundente: recuperar el cauce del río y demoler las vialidades existentes. Decisión simple pero riesgosa, renovarse o morir, dicen los viejos. Las obras comenzaron en 2003. Una renovación de este tipo es muy compleja, en primer lugar estaba la cuestión económica, el proyecto de restauración costó 386 millones de dólares, en su momento la reparación más costosa que se había hecho de un río. ¿Por qué gastar dinero en derrumbar algo que ya fue construido y que, por costumbre, funciona? Luego estaba el tema del tiempo, la obra tardó 27 meses en los que se tuvo que reubicar a los comerciantes que trabajaban en la zona y asegurarles que continuarían trabajando. También resultaba fundamental no alterar demasiado el flujo de transporte, por las vías rápidas demolidas transitaban 169 000 vehículos diarios, que tenían que seguir en circulación. Y, por último, el río mismo constituía un problema puesto que su caudal era irregular si no es que prácticamente inexistente. Así que el proyecto no podía limitarse a una acción puntual, sino a un conjunto de propuestas simultáneas que formaran parte de un proyecto global a largo plazo que alterara lo menos posible la vida cotidiana, que transformara las cosas sin perder la costumbre.

La transformación se llevó a cabo. 907 000 toneladas de concreto, varilla y cascajo surgieron de las demoliciones, de las cuales se recicló 95%. Se construyeron 22 puentes y múltiples espacios de descanso a lo largo de la ribera. De algo sirvió el hecho de que la vialidad elevada se encontraba en pésimo estado y que para su restructuración y rehabilitación se necesitaran 90 millones de dólares y una obra de tres años. Sirvió también que se formara un comité ciudadano presidido por el urbanista a cargo del proyecto, Kee Yeon Hwang, que hizo un trabajo de consulta con la población local donde 79% de los habitantes estuvieron de acuerdo con la transformación. Sirvió también que para compensar el flujo vehicular se diseñó la primera línea de autobuses rápidos en Seúl a lo largo de 14.5 kilómetros por la misma ruta que la vialidad derruida. Quizá lo más complicado y polémico fue el hecho de tener que bombear agua del río Han para mantener un caudal constante y de tener mucho cuidado en separar las aguas pluviales del drenaje, pues durante las tormentas se corría el riesgo de contaminar el agua. El proyecto se terminó en 2005 y visto a la distancia, sólo se puede decir que fue exitoso. Lee Myung-bak, el alcalde, se convirtió en presidente de Corea en 2007. El comercio se incrementó, el precio de la tierra alrededor del río aumentó entre 30 y 50%, el transporte cambió radicalmente, el flujo vehicular se redujo 18%, mientras que los viajes en metro se incrementaron 14%, y más que nada, Seúl tuvo la capacidad de regenerarse y obtener un gran espacio público.

El río vuelve, a pesar de la costumbre. El río se convierte en metáfora de la vitalidad citadina, una vitalidad que había estado perdida entre las nubes de una abstracción, la fe en el progreso que postulaba el siglo XX. Ahora sabemos que demasiada fe también enceguece. Ahora pensamos que es necesario recuperar la relación intrínseca con la naturaleza. Es el espíritu de este tiempo. Es sencillo ver los errores del pasado, pero es difícil ver las carencias del presente. Cheonggyecheon, una arteria vial saturada, fue transformada en lo que era antes, un río donde además se creó un espacio público donde los ciudadanos se reúnen, donde se vuelven a entender las estaciones del año, donde la vegetación tiene sus ciclos. Ahí también se conservaron algunos pilares de la antigua vialidad elevada como testigos del pasado reciente, las nuevas ruinas. Vemos esto y sabemos que tenemos razón al creer sin reparos en la ecología, la sustentabilidad y las buenas maneras. Es el espíritu de la época. La fe es ciega, pero bueno, no es una mala costumbre. Ojalá lo entiendan en el futuro.

Juan Carlos Cano
Anuncie sus Inmuebles
Publique su clasificado con todo detalle y hasta 10 fotos
Noticias para su sitio web
Agregue en su blog o página web un resumen de noticias inmobiliarias.

 
 
Argentina
XV Bienal Internacional de Arquitectura de Buenos Aires
  • Fecha: 05/09/2015 al 27/09/2015
  • Organizado por: Pichon Riviere & Diaz Bobillo Consultores S.A. (PR&DB)
  • Tipo: Bienal
  • Lugar: Centro Cultural Recoleta
  • ver información completa »
    ver todos los eventos »
     
    ;
     
    Buscar Inmuebles:

    - Apartamentos en venta en Caracas
    - Apartamentos en venta en Valencia
    - Apartamentos en alquiler
    - Casas en venta en Caracas
    - Casas en venta en Valencia
    - Casas en alquiler
    - Oficinas en venta en Caracas
    - Oficinas en venta en Valencia
    - Oficinas en alquiler
    - Locales comerciales en venta en Caracas
    - Locales comerciales en venta en Valencia
    - Locales comerciales en alquiler
    - Town Houses en venta
    - Town Houses en alquiler
    - Terrenos en venta en Caracas
    - Terrenos en venta en Valencia
    - Edificios en venta
    - Buscar más inmuebles...



    AVISO IMPORTANTE:

    Este Portal Inmobiliario (sitio web) es un producto de Servicios InmoSoft, C.A., (la empresa) RIF J-30494154-4. Todos los derechos reservados.

    La empresa NO participa como parte ni intermediaria en ninguna de las operaciones de los inmuebles y proyectos anunciados en este sitio web. La empresa NO se hace responsable por la información suministrada por los usuarios de este sitio web, en los anuncios publicados (calidad, cantidad, estado físico, legitimidad, financiamiento, datos personales y cualquier otra información incluida en la publicidad del inmueble o proyecto). Igualmente la empresa NO comparte ni se hace responsable por los comentarios y opiniones emitidos en este sitio web. Los anuncios, comentarios y opiniones aquí publicados son exclusiva responsabilidad de quién los escribe. Ver Términos y Condiciones de Uso de este sitio web.

     
      www.inmuebles.com como página de inicio  
     
    Inicio  |   Registro  |   Contáctenos  |   Mapa del Sitio
    Software  |   Mercado Inmobiliario  |   Directorio  |   Servicios  |   Herramientas  |   Noticias  |   Eventos  |   Indicadores